¿Tú perro tiene la piel sensible, sufre de picores, alergias o dermatitis? Sigue leyendo.

Todos sabemos de la importancia de evitar productos que contienen ingredientes tóxicos o polémicos. Aunque la cosmética animal también ha evolucionado estos últimos años dando lugar a productos de alto acabado, queda mucho camino por recorrer.

Existen cosméticos que ofrecen resultados deslumbrantes en el acabado del pelo del animal, estos productos fueron diseñados para alcanzar la máxima eficiencia a nivel profesional (peluquería y shows) pero están formulados, en su mayoría, con ingredientes muy polémicos en la industria humana y demasiado lavantes para la piel sensible de los perros.

Actualmente evitar esos ingredientes es casi misión imposible porque los fabricantes de cosmética animal (a diferencia de la humana) no estamos obligados por Ley a declarar en la etiqueta la composición específica de todos los ingredientes. Desde Cosmavet, recomendamos no comprar productos que no contengan una declaración INCI en su etiqueta (igual a la cosmética humana).

Afina el ojo y localiza los ingredientes polémicos que nunca llevaría un verdadero cosmético natural:

Sulfatos: son tensioactivos y se utilizan en los champús, crean una espuma grande y densa. Su poder lavante es muy alto, desprotegiendo a la piel de su manto lipídico. Están considerados como los ingredientes más comunes detrás de la mayoría de dermatitis, alergias e irritaciones. Son fáciles de detectar, todos contienen la palabra “sulfate”: Sodium Laureth Sulfate (SLES), Sodium Lauryl Sulfate (SLS), Sodium Coco Sulfate…

En nuestro champú hemos utilizado Coco Betaina y Coco Glucosido, tensioactivos suaves con la piel y respetuosos con el medioambiente.

Perfumes sintéticos: verdadero cóctel de químicos sintéticos. Muy volátiles y de molécula pequeña, son fácilmente asimilables. Mucho menos aceptes perfumes que no declaren los alérgenos que contienen (limonene, geraniol…). Lo detectas fácilmente como Parfum, Perfume, fragrance…

Nosotros hemos utilizado extracto de eucalipto natural, y nuestro champú no contiene alérgenos de perfumes declarables aquí ni en cosmética humana.

Siliconas: forman una película sobre la piel, interfiriendo en la eliminación de toxinas. Las reconoces porque terminan en -one: Dimethicone/dimeticona…

Para nutrir la piel nosotros hemos utilizado aceite virgen y ecológico de Argán.

Parabenos: son potentes disruptores endocrinos, imitan la acción de las hormonas. Están implicados en la formación de tumores mamarios. Es fácil detectarlos, terminan en -paraben.

Phenoxyetanol: conservante que ha sustituido a los Parabenos. La Agencia Nacional de Seguridad de los Medicamentos y Productos Sanitarios de Francia ha descrito sus efectos hepatotóxicosy hematológicos adversos. Lo encuentras como phenoxyetanol o fenoxietanol.

Kathon (cloro-2-metil-4-isotiazolin-3-ona, 2-metil-4-isotiazolin-3-ona): conservante de los más alergénicos que existen en el mercado.

Para conservar nuestra fórmula hemos utilizado Glyceryl Caprylate, un novedoso principio activo vegetal muy utilizado en cosmética natural premium de humana.

Recuerda: Cuida a tu mejor amigo como te cuidarías a ti mismo.