Todo sobre el baño y la piel del perro

La sal en el champú puede afectar a la piel de tu perro

La Sal común es el espesante por excelencia de los champús tanto de mascotas como de humana. Es barato, accesible y además produce un gel denso y muy agradable al tacto.

En realidad, pese a las múltiples campañas de marketing como «Con Sales del Mar Muerto», «Sal del Himalaya» (muy pronto será Sal de Venus o Marte) Lo cierto, es que la sal no aporta nada al cabello, al contrario, lo seca.

¿Recuerdas cómo deja tu pelo un baño en el mar? Súper seco, esto es por la cantidad de sal que contiene el agua marina, aproximadamente el 3,5% del agua de mar es sal (unos 35 gramos por litro de agua). En los champús convencionales y jabones artesanos líquidos se utiliza más o menos la misma proporción para espesarlos y en el caso de los jabones artesanos este es el único modo de hacerlo.

El problema, aparte de la sequedad del pelo, es que si no se enjuaga del todo el champú o jabón quedan restos de sal sobre la piel del perro y esto provoca picor. El animal se rasca y acaba con irritaciones, rojeces y posibles dermatitis. Todos sabemos lo difícil que es enjuagar al perro porque se mueve, se sacude, quiere escapar y además muchos tienen un manto de pelo muy grueso.

¿Cómo detectar la sal en el champú o jabón para perros? Fácil, la encontrarás en la etiqueta como: sal común/ sodium chloride (sal de sodio), sales del Mar Muerto, del Himalaya y todas sus variantes marketinianas, y potassium chloride (sal de potasio).

Desde el punto de vista veterinario esto fue lo primero que tuvimos en cuenta en la formulación de nuestro champú, nosotros NO utilizamos sal para espesar, lo hacemos con goma xantana, un espesante natural comestible. Algo que te llamará la atención de nuestro champú es lo fácil que desaparece bajo el agua, no tendrás que enjuagar a contra pelo nunca más.