Salud y bienestar animal

Mi perro tiene convulsiones, ¿Qué hago?

Os dejamos unos consejos sobre cómo detectar una posible convulsión o ataque epiléptico en vuestro perro y cómo debemos actuar mientras se produce. La primera vez que sucede es algo que no esperamos y podéis cometer errores que perjudiquen el estado del animal.


Lo primero que hay que saber es que una convulsión es una emergencia grave y debemos buscar ayuda veterinaria inmediata si sucede por primera vez o en casos de crisis recurrentes si dura más de 2/3 minutos.

Conocer los síntomas ⚠️ que pueden indicar que nuestro perro va a convulsionar nos ayudará a estar alerta y preparados:

El perro se muestra confundido, mirando al vacío y con las pupilas dilatadas. Hay babeo o movimiento de masticación continuo.

Lo más importante es mantener la calma y tener claro que lo que pasará a continuación no depende de nosotros, no podemos hacer nada por evitarlo. Lo único que podemos hacer es evitar que se haga daño con objetos a su alrededor y hacer que esté lo más cómodo posible:

Llevarlo a su cama. Alejarlo de todos los objetos cercanos con los que pueda dañarse (podría golpearse contra la pared, con las patas de una silla, tirar un jarrón, etc). No subirlo al sofá o cama, podría caer, lo mejor es que esté en el suelo, en un lugar a la sombra, fresco y ventilado.

No tocarlo ni hablarle o agobiarle. No tocarle la boca porque podría mordernos.

Imprescindible:???? NO TAPARLO, ni arroparlo. Durante las convulsiones aumenta considerablemente la temperatura corporal.

Qué pasa durante la convulsión:

Pérdida de consciencia, el perro queda tumbado de lado. Rigidez, cabeza hacia atrás y movimientos de pedaleo. Hay contracciones musculares muy fuertes. Suelen orinar y defecar porque no controlan el esfínter. Podría espumar por la boca (si hay sangre es porque algunos se muerden, después hay que revisar posibles daños en la boca)

La convulsión suele durar entre 1 y 3 minutos. Tenemos que dejar que el perro se recupere en un lugar tranquilo y fresco. Limpiar la boca de restos de espuma o sangre, y llamar inmediatamente al veterinario.

No te olvides de compartir el post si te ha parecido útil.